Por Marielisa Ortiz Berríos

Sor Juana Inés de la Cruz, una religiosa de la Orden de San Jerónimo y destacada escritora, nacida en Nueva España, México, en el siglo XVII, fue una defensora de los derechos de la mujer con el ejemplo de su vida, a pesar de no ostentar de fama y rechazar títulos.

Vivió en una época en la que no se le permitía a las mujeres estudiar en la universidad y no contaban con recursos para aprender a leer ni tenían acceso fácil a libros. Sin embargo, aunque Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, su nombre de nacimiento, tuvo ciertos privilegios y personas que le enseñaron a leer a corta edad, sin su esfuerzo y gran interés hacia el aprendizaje, no hubiera cultivado sus talentos y conocimientos.

En sus propios escritos, son Juana destaca que no es una iluminada ni una genio, lo que demuestra su tesón por aprender. Como no pudo entrar a la universidad, prefirió ingresar al convento para así poder saciar su sed por el aprendizaje, la lectura y la escritura, pues allí se le permitió.

Desde niña mantuvo una disciplina severa en torno al estudio y se castigaba cortándose el cabello si no comprendía un tema. Aprendió el idioma latín a los 11 años y desde muy joven adquirió gran fama por su belleza, inteligencia y talento por la escritura. Es por esto que ocupó un lugar en la corte del virrey Antonio de Toledo y Salazar. Sin embargo, aunque fue cortejada por varios hombres, se inclinó por la vida monástica desde los 19 años.

Algunos de sus escritos más importantes

Sor Juana Inés compuso muchas obras, desde que era una niña. Su comedia más conocida es Los empeños de una casa. Esta historia trata sobre dos parejas que se aman, pero por cosas del destino, no pueden estar juntos. Una de las características más distintivas de esta pieza es que la mujer es eje conductor de la historia: personaje fuerte y decidido.

Amor es más laberinto es otra de sus obras dramáticas más conocidas. El argumento toma un tema de la mitología griega. También se le atribuye la coautoría de La Segunda Celestina. Asimismo, escribió El mártir del Sacramento, El cetro de José y El divino Narciso, entre otros poemas, villancicos y composiciones.

Los mexicanos e hispanos viven orgullosos del legado de Sor Juana Inés de la Cruz. Una joven talentosa y tenaz que a pesar de vivir en una época en la que la mujer tenía pocos derechos y privilegios, supo destacarse y luchar, aun sin quererlo, por la apertura a la educación de la mujer.


SHARE
RELATED POSTS
¿Quién fue Ana Frank? – Free Resources for Spanish Teachers
¿Quién fue Albert Einstein? – Free Resources for Spanish Teachers
¿Quién fue Amelia Earhart? – Free Resources for Spanish Teachers

Comments are closed.