Por – Linda Ojeda

El gerundio es una forma no personal del verbo. En español, su terminación es –ndo (-ando,-iendo). Se construye con los verbos ir, seguir, estar, además de otros auxiliares con los que forma construcciones perifrásticas, por ejemplo: Estaban mirando. Puede aparecer en distintos contextos lexicalizándose como adverbio, adjetivo o locución adverbial. El gerundio siempre funciona como verbo y regularmente expresa una circunstancia ocasional. La situación o acción que expresa es simultánea o anterior a la que señala el verbo principal, es por eso que se considera incorrecto el uso de gerundios que expresen situaciones o acciones posteriores a la del verbo. El gerundio admite complementos directos e indirectos.

El gerundio circunstancial expresa el modo en que se lleva a cabo la acción, por ejemplo: La maestra comenzó la clase explicando el concepto temático. Para saber si la utilización del gerundio es correcta en la oración, basta con dirigir la pregunta ¿cómo? al verbo principal. Es decir, ¿Cómo comenzó la maestra la clase? La respuesta a esta pregunta sería: Explicando el concepto temático. También ejerce la función de modificador del verbo, por ejemplo: Carlos trabaja lavando carros.

Lee también: Diez escritores latinoamericanos que debes conocer.

Los gerundios absolutos hacen referencia a un sujeto, suelen aparecer al inicio del periodo  y deben separarse del resto de la oración utilizando una coma, por ejemplo: Cruzando la calle, corremos una milla. También se pueden encontrar en posición medial, Llegamos aquí, habiendo lugares más extraordinarios, o al final, Los niños entregaron la tarea, llegando al salón. En ocasiones, los gerundios absolutos o externos pueden ir seguidos de oraciones interrogativas o imperativas, por ejemplo: Hablando de Juan ¿sabes que consiguió otro empleo? Hablando de comida, ¡ve a preparar la cena!

En el caso del gerundio predicativo hace referencia a estados transitorios o esporádicos, por lo que puede actuar como complemento predicativo (gerundio predicativo). Es decir, los gerundios predicativos describen el estado en que se encuentran las entidades en el momento en que realizan las acciones o experimentan procesos, ejemplo: Maribel recibió la noticia llorando de alegría.

En resumen, los gerundios funcionan como adverbio, adjetivo o locución adverbial, expresan una acción anterior o simultánea a la del verbo principal y pueden clasificarse según el tipo de sujeto que representan (concertado, simples o compuestos…) Además, se pueden clasificar según el valor en la oración en: condición, continuidad, tiempo, causalidad, entre otros.

Relacionado: El uso de las letras mayúsculas y minúsculas.


SHARE
RELATED POSTS
El 2 de febrero: El comienzo de nuestra historia mexicoamericana – Free Resources for Spanish Teachers
¿Quién fue Amelia Earhart? – Free Resources for Spanish Teachers
Leyendo para comunicar un mensaje… – Free Resources for Spanish Teachers

Comments are closed.