Por- Kelli Drummer-Avendano

A algunos niños les encanta la lectura. Parece que nacieron con el don de leer. Disfrutan de la palabra escrita y devoran los libros como su postre preferido. Sin embargo, a otros niños la lectura no les parece nada divertida. Para ellos, leer es más un “quehacer” que un placer. Entonces, ¿qué puedes hacer para que tus hijos se entusiasmen con la lectura?

1. Deja que escojan el libro

Cuando los niños tienen el derecho de escoger lo que les guste siempre hay menos pelea. Por supuesto, si todavía están pequeños es mejor darles unas opciones entre las cuales pueden elegir en vez de darles rienda suelta, para evitar que escojan un libro muy por encima de su nivel.  

2. Lean juntos

Solo porque tus hijos pueden leer por sí mismos no quiere decir que tú no puedes acompañarlos en la lectura. Ellos pueden leerte en voz alta, tú puedes leer el mismo libro que ellos leen o puedes leer un libro diferente mientras se sientan juntos en el sofá. Hay un montón de oportunidades para hacer de este tiempo un momento especial para todos.  

3. Busca novelas gráficas

Los libros de cuentos vienen con ilustraciones coloridas que atraen al lector, pero si tus hijos ya están muy grandes para ellos, lo mismo puedes encontrar en las novelas gráficas. Además, hay menos texto en cada página y, por eso, es menos intimidante para los lectores reacios. Hoy día puedes encontrar novelas gráficas que tratan de temas no ficticios, de personas famosas o de eventos históricos.  

4. Crea un lugar especial para la lectura

No necesitas una biblioteca en tu casa para darle a tus hijos un sitio relajante donde pueden disfrutar de los libros. Simplemente necesitas una esquina con almohadas y luz. Procura hacer tu “rincón de la lectura” en un lugar donde no haya muchas distracciones, y si tus hijos pueden ayudarte en su creación será una actividad divertida para todos.  

5. Escoge un tema

Con tus hijos, piensen en un tema interesante para formar su propio “club de libros”. Luego, invita a otros miembros de tu familia, amigos o vecinos a que se unan al club. No es necesario leer el mismo libro, solo un libro conectado con el tema y así puedes incluir a todos. Después de unas semanas, pueden hacer una fiesta pequeña con comida, decoraciones y una película relacionados al tema. 

6. Inscríbelos en un programa de leer en la biblioteca

Muchas bibliotecas tienen programas para motivar a los niños a leer durante las vacaciones. Tienen eventos especiales, actividades y hasta premios para los participantes. Si tus hijos no quieren leer por diversión, quizás lo hagan si pueden ganar un helado gratis o un juguete pequeño. 

7. Pon el temporizador

Si ya has intentado todo para incentivar a tus hijos y no has tenido mucha suerte, el temporizador puede ser una herramienta útil. Empieza con poco tiempo (diez minutos o menos) y puedes incrementarlo poco a poco. Dile a tus hijos que deben leer hasta que suene la alarma. Después, celebren el logro juntos, ¡no importa lo pequeño que sea!


SHARE
RELATED POSTS
El 2 de febrero: El comienzo de nuestra historia mexicoamericana – Free Resources for Spanish Teachers
¿Quién fue Amelia Earhart? – Free Resources for Spanish Teachers
Leyendo para comunicar un mensaje… – Free Resources for Spanish Teachers

Comments are closed.